domingo, 15 de mayo de 2011

Carta del Colo


Estaba en  la cocina de casa, preparando la cena y de pronto Gerardo Rozin lee en su programa de radio este mail de un amigo, y realmente me quedé escuchando atentamente, con la piel de gallina y un nudo en la garganta pero cuando terminó de leerla pensé que todas las parejas al separarse deberían hacerlo con esta suerte de respeto y hasta con una cuota de humor, el texto de la carta es el que transcribo a continuación: . 

"Íbamos en el auto, con las ventanillas bien cerradas, la música a todo lo que da y cantando una canción a voz partida. De repente, la música se detuvo y no solamente quedaron nuestras voces al descubierto dando gritos desafinados, sino que hasta nos dimos cuenta de que estábamos cantando cada uno una canción diferente.

Bueno, no pasó literalmente así, porque ni Kari ni yo sabemos cantar, pero vaya esta imagen como alegoría de la historia de nuestros últimos años juntos. Hace tiempo que nos llegó el momento de decirle adiós a la pareja, pero vaya si cuesta. Lo hicimos en privado, sin reprocharnos nada y convencidos de ser merecedores recíprocos de un cariño eterno. Y ahora llegó el momento de hacerlo en público. Nos parece razonable que si en un momento alguno de ustedes recibió la noticia de nuestro casamiento por email, ahora, aunque sea por mantener la pasión por el chisme, reciban por el mismo medio el parte de nuestra separación. Hicimos muchas cosas grosas en estos 11 diciembres que pasamos juntos. No fuimos, como en las canciones de amor, dos que se hicieron uno. Por el contrario, fuimos dos que crecieron juntos y fueron mucho más que otros miles; que es otro estilo de letra cursi, pero más acorde a nuestro caso. Yo cambié el choripán por el brócoli. El Marlboro por el mate. Perón por Platón. La cocaína por la vitamina C y la noche, por el día. Ella cambió Serrat por Bowie. La reflexión por la risa. Las sandalias, por los tacos altos y el agua, por el vino tinto. Compramos discos, libros, juguetes, ropas, zapatos, guitarras, compus, seguros, autos, casas y una planchita para el pelo. Hicimos juntos cuatro mudanzas. Conocimos pueblos, playas, ciudades, países diferentes y el Chuy, que a mí me fascinó por los precios de las toallas y ella todavía no me lo perdona. Yo aprendí a respetar sus obsesiones y ella aprendió a querer a mis ex novias. Yo perdí un suegro, pero gané otro padre. Y de las suegras… bueno, de las suegras mejor ni hablar si es que queremos tener un divorcio en paz -pero el arroz con leche que hace mi mamá es mucho mejor que el que cocina la suya-.Hoy terminamos todo manteniendo los roles que nos dimos a lo largo del tiempo. Yo, haciendo chistes y llorando emocionado. Kari, leyéndolos y riendo. Hoy terminamos todo con esta carta. Sin abogados ni contadores.
Sin ninguna necesidad de envilecer el recuerdo de algunos de los mejores años de nuestras vidas. Gracias por haber estado con nosotros a lo largo del camino, y no nos abandonen ahora, porque los invitamos a ser protagonistas del éxito de nuestras carreras solistas."

5 comentarios:

  1. elRafa (el que un dia se fue)28 de enero de 2012, 9:05

    Andaba buscando este texto que emociona mucho. Al final de la carta, cuando la leyó en radio mega, pusieron el tema "sigue tu camino" de los Auténticos Decadentes. Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por publicarla...
    La habia escuchado por la radio y me quedo rebotando
    Sdos.

    ResponderEliminar
  3. sir Nacho Greenback19 de marzo de 2013, 9:51

    Siempre que la escuchaba en el negocio, lloraba. Sucede igual, al leerla. Bellisima!

    ResponderEliminar
  4. Buenísima.
    Ojala las parejas después de tanto vivido pudieran terminar de esta manera...
    La primera vez que la escuche viajaba al trabajo, como todas las mañanas en el tren y se me cayeron las lágrimas.
    Muy emocionante!!!

    ResponderEliminar
  5. hermosa! hace mucho tiempo la estaba buscando! éxitos y suerte!

    ResponderEliminar